Inicio de sesión

​​​​​​“Espero hacer mucho por las mujeres colombianas víctimas de violencia sexual”: activista Dominique Vidale-Plaza.

La activista de Trinidad y Tobago,  Dominique Vidale-Plaza, quien está de visita en Colombia invitada por la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP y la Red de Mujeres Víctimas y Profesionales,  dijo este lunes que el Premio Nobel de Paz 2018, el médico congoleño Denis Mukwege, está muy motivado por hacer algo por las mujeres colombianas que fueron víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.

“El doctor Denis está muy comprometido y emocionado de hacer algo en Colombia" por las mujeres violadas como consecuencia de la guerra, aseguró Vidale-Plaza en la mañana en una reunión que sostuvo con un equipo de funcionarios de la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Durante su exposición, Vidale-Plaza, quien es epecialista en violencia de género y  cumplirá además una agenda de reuniones con funcionarios del gobierno nacional y Distrital, organizaciones de víctimas de violencia sexual, ONGs, agencias de la ONU, actores políticos e instituciones, expuso ante directivos de la UIA,  el trabajo del hospital de Panzi –en la africana República Democrática del Congo–, que fue fundado en 1999 y que se ha especializado en atender a miles de personas víctimas de violencia sexual.

El objetivo de la UIA con la visita de la experta internacional, según explicó su director, Giovanni Álvarez Santoyo, es tener en Colombia un centro médico similar al de Panzi para atender a víctimas de ataques sexuales.

 “Queremos que las víctimas de violencia sexual en Colombia: mujeres, niñas, niños y adolescentes (…), tengan un centro parecido al de Panzi para que se recuperen física y mentalmente", agregó el fiscal jefe de la UIA.

El proyecto del centro médico en el país para personas violentadas sexualmente, al decir de Álvarez, “es el resultado de todo el trabajo que se viene haciendo desde el año pasado con el doctor Mukwege (y) con la Red de Mujeres Víctimas y Profesionales".

En agosto del año Pasado, Mukwege estuvo en Colombia y le ofreció todo su apoyo a la labor de la UIA y, desde luego, a las mujeres víctimas de violaciones.

La Unidad de Investigación y Acusación trabaja en la consecución de los recursos para acometer la obra. Dichos dineros, indicó, provendrían de ayuda internacional y de entidades como la Sociedad de Activos Especiales (SAE) “que –según su página en Internet– tiene por objeto administrar bienes especiales que se encuentran en proceso de extinción o se les haya decretado extinción de dominio".

Después del encuentro con los funcionarios de la UIA, en la oficina principal de la JEP en la capital colombiana, Vidale-Plaza tuvo un almuerzo de trabajo en la sede de la Red de Mujeres Víctimas y Profesionales.

Allí escuchó los testimonios de más de una docena de mujeres que fueron víctimas de violencia sexual. A algunas de ellas se les cortó la voz o se les encharcaron los ojos cuando recordaron los momentos amargos de sus vidas.

Cuando todas las mujeres de la Red terminaron de hablar, Vidale-Plaza tomó la palabra y dijo: “No sé por qué me dan las gracias si yo todavía no he hecho nada por ustedes. Pero espero hacerlo".

Para la reconocida activista, nuestro país está en su corazón, entre otras cosas porque Colombia y Trinidad y Tobago están en el Caribe.

Añadió que en la medida en que Colombia y Trinidad y Tobago son vecinos, “voy a hacer un mayor esfuerzo para que haya un mayor compromiso (con nuestro país) de parte de la fundación del doctor Denis (Mukwege)".

Finalmente, Paola Caicedo, de la Red de Mujeres, comentó que la creación de un centro médico especializado en mujeres víctimas de violencia sexual “es fundamental" porque “los hospitales tradicionales no saben cómo se debe atender este tipo de casos".

Para Caicedo, que representa a la comunidad LGTBI de la localidad de Soacha, Cundinamarca, “cuando una mujer violada llega a una clínica, al primero que le tiene que contar que la violaron es al celador. Eso no puede ser así. Las mujeres violadas merecen un tratamiento especial".  ​