​​​Galerías

Blanca Nubia Monroy toma aire antes de iniciar su relato, ante la Sala de Reconocimiento de Verdad y de Responsabilidad de la JEP, en el que detalla los últimos días de vida de su hijo, Julián Oviedo, antes de que él apareciese muerto en marzo de 2008, en el departamento de Norte de Santander (Colombia). | FOTO: JEP.

Jackeline Castillo, hermana de Jaime Castillo, desaparecido en Bogotá durante agosto de 2008, cuelga una de las telas en el auditorio de la JEP que simboliza, mediante palabras y figuras tejidas, el dolor de la pérdida de un ser querido y la esperanza de que exista paz en Colombia. | FOTO: JEP.

La organización Madres de víctimas de falsos positivos de Soacha y Bogotá (MAFAPO) escuchan atentamente las conclusiones de la magistrada Catalina Díaz, quien estuvo en compañía de otros magistrados y magistradas de la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas. | FOTO: JEP.

Gloria Astrid Martínez relata ante la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de la JEP cómo fue la búsqueda de Daniel Martínez, su hermano, desaparecido en febrero de 2008. El relato duró cerca de 15 minutos en el auditorio principal de la Jurisdicción. | FOTO: JEP.

Luz Edilia Palacios, integrante de MAFAPO, observa atentamente el devenir de la audiencia realizada en la sede de la Jurisdicción, en Bogotá, entre las 9 a.m. y las 5 p.m. | FOTO: JEP.

En 2008, la desaparición de casi una veintena de personas originarias de Soacha (Cundinamarca) agrupó a mujeres con roles de esposas, hermanas y demás familiares para luchar contra la impunidad y buscar la verdad sobre estos hechos. Hoy, ese grupo de mujeres se consolida en MAFAPO. | FOTO: JEP.

Uno de los afiches de MAFAPO colgados en las paredes del auditorio de la JEP, en el que aparecen algunos de las víctimas de ejecuciones extrajudiciales y desaparición forzada. Esta diligencia judicial hace parte del caso 03 de la Jurisdicción, “Muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado”. | FOTO: JEP.

Idaly Garcerá, madre de Diego Tamayo Garcerá, hizo un recuento de cómo se enteró de la desaparición de su hijo en 2008 y de qué expectativas tiene frente a l trabajo de la Jurisdicción. | FOTO: JEP.

Luz Marina Bernal, madre del desaparecido Fair Leonardo Porras Bernal, le pidió a la Jurisdicción no dejar este caso en la impunidad. | FOTO: JEP.

En la sede de la Jurisdicción Especial para la Paz se realizó un evento de socialización de los instrumentos de articulación y diálogo intercultural de esta Jurisdicción, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD) con la justicia indígena. Fotos: Isabel Valdés Arias.

Iniciando el evento, se desarrolló un ritual de armonización y sanación con el Mamo Iku y la Mamá Kamëntsá. Fotos: Isabel Valdés Arias.

Para este ritual, se distribuyó entre los asistentes una combinación de hierbas purificadoras: romero, albahaca y ruda. Fotos: Isabel Valdés Arias.

"Este documento que hoy socializamos es una herramienta estratégica que posibilitará el diálogo, la participación y el respeto por la diversidad étnica y el pluralismo jurídico": Patricia Linares, presidenta de la JEP. Fotos: Isabel Valdés Arias.

La comisionada de la Verdad, Ángela Salazar, y la subdirectora de la UBPD, Maritza Fuenmayor, participaron en la socialización de los instrumentos de articulación y diálogo intercultural con la justicia indígena. Fotos: Isabel Valdés Arias.

"El diálogo intercultural es muy importante para nosotros en esta Jurisdicción": magistrada Belkis Izquierdo, quien coordina la Comisión Étnica y Racial de la JEP. Fotos: Isabel Valdés Arias.

Además, se realizó un conversatorio sobre la Jurisdicción Especial Indígena en el que se discutieron los sistemas de justicia del Pueblo Murui, Pueblo Nasa y Pueblo Wiwa. Fotos: Isabel Valdés Arias.

Finalmente, el grupo Los Flauteros de Tamabioy Kamëntsá cerraron el evento con una intervención musical. Fotos: Isabel Valdés Arias.

Los informes entregados al SIVJRNR ponen en evidencia el impacto diferenciado y desproporcionado del conflicto armado en las mujeres. Fotografía: Isabel Valdés Arias.

Estos informes reúnen información de casi 600 mujeres y fueron elaborados con asesoría de la Corporación Sisma Mujer, y el apoyo de ONU Mujeres, la embajada de Suecia y la Unión Europea. El evento fue en el Auditorio Teresa Cuervo, del Museo Nacional. Fotografía: Isabel Valdés Arias.

La JEP, recibió un informe sobre violencia sexual en el marco del conflicto y otro sobre violencias de género en Montes de María. Fotografía: Isabel Valdés Arias.

María Eugenia Cruz, de la Corporación Mujer Sigue Mis Pasos, dijo que "La justicia ordinaria no ha logrado tramitar la violencia sexual y esta sigue en la impunidad. Nosotras creemos en la paz y, por eso, decidimos documentar nuestros casos en la JEP. Confiamos en que habrá justicia. Creemos en la justicia restaurativa". Fotografía: Isabel Valdés Arias.

Los informes fueron recibidos por la magistrada Catalina Díaz, de la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas, quien estuvo acompañada por los magistrados Alejandro Ramelli, Ana Manuela Ochoa, Heydi Baldosea y Alexandra Sandoval. Fotografía: Isabel Valdés Arias.

Durante el evento, la magistrada Patricia Linares, presidenta de la JEP, reconoció el trabajo de las mujeres víctimas del conflicto armado en Colombia: "Ustedes son las que han reconstruido lo poco que quedó después de la guerra". Fotografía: Isabel Valdés Arias.